Entradas

Visitante

Visitante Su naturaleza es el viento, pueden ser sus alas, brazos. Su presencia es conmoción, se detienen las olas, se detiene el tiempo. Nos visita como un Dios… ...y a la manera de un Bufón, sonríe, y las  gaviotas miran altivas, y en el silencio, en el aire, salta el pez.

A dormir

La mar se vuelve serena y me duermo: Profundo mar azul cobalto, cera derretida, líquido de plomo.

Sin título

¿Quién puso polen en tu mirada, jarrón de albahaca, girasol desprendido del aire?
Uno que mira al que fue el Otro Uno que mira al Otro al Otro Uno que mira al que fue el otro Uno es el otro que mira el que fue Uno se mira y mira al otro al otro que mira al que fue al... ¿Otro? El otro:  soy yo

Dios

...y a VER si Comienzo una Esfera, un Árbol Luz, lámpara de Números Astrales. A Ver si me encuentro con Personajes que vivan En la Zona Astral, ahí, donde ellos se ríen A Carcajadas de nuestros intentos por Atraparlos... A ver si soy Cielo, Sol, Luna, Estrella, Quasar, o bien, un solitario punto de luz en el Infinito, o al menos una gota en el Océano... En el Océano que  yo imagino. Tal vez es una Necedad imaginarme como polvo del Cosmos, Animal del Zoológico Divino, Caos existencialista en el Devenir de la Historia. A veces soy Partícula de Abeja, Nieve Colosal,  Espanto de los Sueños... O bien soy Juguete de los Niños, Hazmerreír de adolescentes,  o lúbrica aparición de Ángeles con cadera de de Serpiente... No sé muy bien en qué Equinoccio o Solsticio me crearon, no sé a qué atributo Divino es Necesario  rendir Adoración... No Adoro a Nadie, ni Creo en ningún Dios  o Espíritu Sagrado. Creo en las Mañanas que siempre llegan, en el Despertar de  to

So Quiet

... un aire, inaudible, verde, indefinible, inmóvil, tierno, nada respira, nada pasa, todo permanece.

Bonsai

Si el oro llegara y  se olvidara de tanto compromiso… Si la paz, un harpa, sonara como un ave quetzal… Si la hora del quetzal fuera una mentira… Si el quetzal y el oro fueran jaulas magníficas, de oro, y no las viera… Si por acaso el oro que reluce en el pasto Yo  lo viera… Si acaso el oro fuera de quetzal y el Sabio no supiera Matemáticas… Si todos los ingredientes del conjuro antiguo no alcanzaran el agua limpia y sagrada… Entonces, dime tú, ¿qué haría con mis deseos de laberintos de jade, con mis ansias de volar como un quetzal, con mis rumbos que no pueden alcanzar el límite ni menos todavía el distante Misterio, ni menos aún el primigenio Olvido, ni tampoco al sólido estanque de preguntas en el que te veo tratando de encontrar un vuelo en moto a un país distante, lleno de playas y sabores inocentes? Si de mi sombra sola naciera una pregunta que agitara las aguas  y me diera una certeza para abrazarte y

Convertiré en paleta al Sol

Como el silbar del viento, todas las malas redes te acompañan, cada momento alado es un intento, todas las elucubraciones de la araña. Recobrarás el tiempo, caminarás al alba  del famoso instrumento y la jirafa y la enana y  la elefanta, y el caballo y tú y el pensamiento. Como rozar el cielo, siempre a tu lado voy en una moto, Rebasarás al viento como un ave que intenta confundir más al universo. Comunicar al viento mis honrados intentos de ser libre. Mis más antiguos rezos para el dios que quisiera ser mi líder, como una antigua carta le digo que se vaya a la Chingada. Verificar la espuma del último tarro de cerveza. Regurgitar el alma en una llamarada de torpezas. Acariciar el alma con una de tus risas por la tarde. Reverenciar el verde camino de tus alas cada noche. Recobraré mi boca con todas tus caricias que me tocan. Convenceré a la noche de todas tus virtudes y tu frágil brisa. Estallaré en V

El mar y Tú

El mar y tú La luna es una y es la misma luna. No importa si “se ve grande", o roja, o  gigante, o de queso, de azúcar, en sopa o en cuchara. El sol solo es el sol con o sin mayúscula. El Sol es el Sol y nada más. Hace frío O hace calor. La noche no está triste, ni cansada ni enamorada, ni sola: es solo la noche. La tormenta no es bestial. El día no es alegre, no está triste, no es un día maldito, ni mágico. El día es el día. Las horas, ah las horas… Cuántas horas, malditas horas, enormes horas, breves horas, instantáneas horas. Las horas no se parecen al mar: son el mar. Aunque, e l mar es el mar. Las horas se parecen a ti, son iguales a ti. Las horas son el mar: El mar eres tú.

Navegación

Mar Espuma mar Sol Mar espuma Cielo Mar Espuma Cielo Aire Luz Viento Mar ocaso Noche acaso Casi mar Casi viento Sol Sal Sal de mar Mar de cielo Arena y sol Mar y cielo Solo viento Aire y tierra Sol y arena Arena y mar Mar y cielo Cielo y noche Lluvia y arena Arena y sol Sol y arena Arena y viento Viento y sol Noche y luz Luz y estrellas Cielo y arena Mar y tierra Tierra y luz Lluvia y aire Aire y tormenta Huracán Silencio Luz Cielo y tierra Luz y cielo Cielo y sol Mar y viento Viento y estrellas Mar y suelo Mar  y mar Cielo y viento Cielo y arena Tormenta Nubes y arena Arena y sol Sol y tierra Cielo y sol Arena y luz Luz Luz Luz Arena y mar Arena y viento: nubes Nubes en el mar Cielo en la arena Sol en el agua Agua en la luz Luz en la playa Nubes en la luz Arena y sol Mar Mar y sol Sol y mar Mar espuma nubes Nubes sol Sol y arena Espu

CARAVANA

Caravana Reflejos de luz verde en el espacio. La dirección de mis pasos es la misma de los que van conmigo. Voy con los otros y con todos. El verde y la luz marcan la dirección: el aire es nuestro aliado. Somos una tribu, entonamos latidos enmascarados, somos una máscara, una bocanada de alivio. Algunos despistados no entienden a la tribu, no pertenecen: traspasan groseramente el espacio sagrado. Su destino no es el nuestro. Amanecer alado entre tus piernas y en tu voz. Celebro tu ritmo perfecto, tu mirada, tu exacto tiempo. Las sonrisas se hacen eco en esa caravana nuestra, en ese aire verde: nuestro aire. Cada roca es un balcón, Cada objeto es una representación, cada mirada un horizonte: comprende el signo, lo aplaude. Dionisos está aquí: Vino, música, seguidores. Ritual sin tiempo: Teatro.  

Aldebarán y Facebook

Aldebarán y Facebook Mente soy, cuerpo. Miro tantas texturas de personas: un flautista que se encumbra, un perro actor, cien años de una diva, un gordo insaciable, obsceno y odiado. Una sonrisa que mira la Fama, un cronopio al que lastiman con facilidad, tantos cronopios, ay, que no están aquí: un ademán ajeno a la estupidez, una mente lúcida. Un zoológico de voces en Facebook celebra cada día con listones de colores (del azul al arcoíris ) el día de la levadura, el del semen, el del más allá, el día del asombro, el día del olvido. Ya los más cautos permanecen en la selva de publicaciones de Facebook y Twitter, atentos. Por si alguna nueva muerte los anima, o algún nuevo caso de astucia los enerva. Más Facebook que Twitter me dicen. Las dietas, el arroz quemado, siempre le sucede a alguno y lo  publica, (!) el alboroto por el aullido del pez, son  (Ente otros) los nuevos estelares de cinco segundos, cinco segundos

Cuerdas centrífugas

Cuerdas centrífugas Un gato es como un violín, un labio es como una ausencia, un juego de ajedrez es tu destino. La tarea de un hombre es una certeza de la muerte, la muerte es una catapulta al infinito desconocido. La sociedad de los poetas se parece a una olla de barro Llena de bacterias insólitas, insoportables, plenas de encono. Tú eres mi respiración. La noticia de la muerte de Otros, una obsesión, La noticia de mi muerte, una sorpresa. Siempre. La metáfora es una ecuación de constelaciones distantes y distintas, llamarada súbita, cúmulo de fuego, inaudita y atónita certidumbre . Los universos vibran  en una metáfora, nacen de sus cimientos, y se encuentra con Dios, el matemático y poeta, en un segundo Interminable.

y también

Y también… Detener el tiempo, matar al ajedrez, matar a Dios, matar la abulia, al conglomerado de estrellas, a Orión,  al Destino,  ah, y a un insecto, a ése. Y detener el tiempo, ser el tiempo, tomarse la tarde libre, invitar a los secuaces a tomar  cerveza, matar las intenciones, o colmarlas… Adherirse a un grupo, luchar contra los ideales de otros, corroborar que somos el otro, preñar una bandera, ser célebres por diez minutos, morir cinco minutos y renacer en el siglo XXII, ser una estrella nueva en el Multiverso, entrar gratis al cine, escudarse en una mentira, revisar el Cosmos, ser un paraíso, ir de vacaciones a Nigeria, entender todo al revés, montar un camello, seducir al Papa, comprar una hamburguesa en el Cairo, irse de travesti a NY, Saludar a Putin, Ser visto en GQ, Ser más tonto que Tribilín, anudar una corbata en la Casa Blanca, Solicitar visa para NorCorea, edificar una metáfora, ser v

Empatía

Tantas cosas: tú tan triste… Y vuelvo a sentir mi lejana, próxima agonía. Tú en el abismo, yo me vi y me veo, me veré en el suelo. Tristes los ojos, tú perdido. Triste la mirada, yo en el duelo, Triste la desolación, yo me cobijo. La mañana no llega y el viaje en autobús es eterna, o en avión, es eterna. Me tomo una foto, te tomas una foto, nos tomamos un instante de futuro: somos la foto, somos el futuro. Ha muerto una generación y nace un gesto, el mismo que será recordado cuando tantos ritos se hayan llevado a cabo. Enciendo una vela, la luz en el horizonte es tu mirada en el autobús, o en el avión, no importa: Ellos han muerto, tú sigues vivo, tú sigues a la espera de otras muertes, la tuya, pero antes de la ellos. Desolación, tristeza. No hay nada que hacer en un viaje en autobús, o en avión ni con la imagen de uno en una breve instantánea, en una fotografía que te tomas a ti mismo, a ti misma, y que es la s

azul cobalto

La mar se vuelve serena y me duermo: Profundo mar azul cobalto, cera derretida, líquido de plomo.

Luz, entre tus piernas

Uno se puede perder entre sus muslos de inconmensurable, inconmensurable gozo. Uno se puede volver poeta, loco, rabioso cachorro, rufián, ladrón de horas, animal fiero entre sus muslos. Uno se vuelve asceta y dios padre y reparto de regalos en navidad entre sus muslos. El instante es infinitamente prolongado entre sus muslos y la boca se vuelve loca entre sus muslos, entre sus muslos. Uno no recuerda nada, no quiere nada, no necesita nada. La urgente necesidad de estar ahí de ser pleno y feliz, de enaltecer el tiempo Y se presenta en el momento en que soy boca y soy tu gozo y soy tu testigo más cercano y soy tu venerador y tu cómplice y tu esclavo y tu más rendido admirador y tu ser contigo y tu llamarada de luz y tu fugaz estrella y tu cometa y tú, y yo. Nosotros. Te desvaneces en mi boca, en mis labios en mi cabeza que forma un solo mundo contigo, arropado entre tu infinito cuerpo y el infinito mismo. Entre el mundo y tú y yo la vida se lanza en estallido de goz

Dibujo

DIBUJO   Un lápiz una silueta Una cara Un rostro Un enigma un encuentro Un beso Una sorpresa Una cita una estrategia Un veredicto Un mar de confusión Un reto un drama una revelación Una destrucción íntima una reflexión un tiempo de espera un gesto Un recuerdo un mirar sin fin al vacío una muerte esperada un duelo un paisaje marino el silencio tú

Es...

Siempre se va y llega como un misterio.   Me sorprende, casi siempre.   Es un vaso vacío.   Está conmigo, pero es enemigo de mis ilusiones.   Se vuelca encima de sí mismo.   Es un corral lleno de aves raras, lleno de ruidos.   Es la música y se parece al silencio, es enemigo del silencio.   Es la cara de un artista. Es un adolescente monstruoso.   Es la muerte hecha polvo, es mi hermano que ya no existe.   Es una música que no acabará jamás.   No es Dios y sin embargo,   es divino:   Inútil   tratar de detenerlo.   Es...

Sol abierto

Sol abierto, mar veloz, luna golfa. Los vastos territorios salados me incendian las pupilas. Mar alado, luna hueca, sol instinto. Volátiles camastros sobresalen de las olas y tienden sábanas frescas bajo cúmulos de estrellas.

Galaxia y dios

  Un poco de polvo en la pantalla es la galaxia. Un poco de azar en mi mente, el universo. Un poco de distracción es la muerte. La muerte es un poco de polvo en mi cigarro estéril. Mi mancha de semen es un coágulo de planetas nuevo: una galaxia. El universo es un dedo que tocó la pantalla inmóvil Y llena de luz.   Dios es un iluso que no sabe matemáticas. Un iluso es alguien que sabe que Dios es un idiota que creó a los chicharos en una vaina. La creación es un don de acontecimientos estériles idiotas, sin sentido. El hombre es un parásito que se come los chicharos que dios hizo muy torpemente. La torpeza a veces da muchos frutos: a veces frutos maravillosos: maravillosos frutos.